lunes, 7 de febrero de 2011

PLANO DE ATOYAC DE ALVAREZ


PLANO DE LAS COLONIAS DE ATOYAC DE ALVAREZ

martes, 25 de enero de 2011

MAPA DEL MUNICIPIO DE ATOYAC DE ALVAREZ


MAPA DE ATOYAC DE ALVAREZ, SUS COMUNIDADES Y COLINDANTES

IMAGENES DEL TICUI, GUERRERO

IMAGENES DEL TICUI, MUNICIPIO DE ATOYAC DE ALVAREZ

EL KIOSKO

FABRICA DE HILADOS Y TEJIDOS "PROGRESO DEL SUR, 1930

ACTUALES RUINAS DE LA FABRICA


LA ORQUESTA FILARMONICA ENGALANA UNA NOCHE A LAS RUINAS DE LA FABRICA

TARDE LLUVIOSA SOBRE LAS RUINAS DE LA FABRICA


EL "CHACUACO"

PUENTE DE MADERA EN EL RIO "ATOYAC"

PUENTE COLGANTE SOBRE EL RIO "ATOYAC"

miércoles, 19 de enero de 2011

IMAGENES E HISTORIA DE ATOYAC DE ALVAREZ

PLAZA ALVAREZ

¿SABIAS QUE EL LUGAR QUE OCUPA ESTA IMAGEN SE LLAMA "PLAZA ALVAREZ"

QUE ANTES SE OCUPABA PARA REALIZAR DIVERSOS EVENTOS POLÍTICOS, SOCIALES Y CULTURALES. TAMBIEN SE UTILIZABA PARA INSTALAR EL PRESIDIUM Y DISFRUTAR DE LOS TRADICIONALES DESFILES

Y QUE CUYAS MEDIDAS Y COLINDANCIAS SON LAS SIGUIENTES: AL NORTE 4.03 Y 8.50 MTS. Y COLINDA CON IGLESIA STA. MARIA DE LA ASUNCIÓN; AL SUR. 22.80 MTS. COLINDA CON ANTES CALLE 5 DE MAYO; AL ORIENTE 22.25 Y 19.00 MTS. COLINDA CON IGLESIA STA. MARIA DE LA ASUNCIÓN Y PARQUE INFANTIL; Y AL PONIENTE 34.00 COLINDA CON CALLE DE POR MEDIO DE LA PLAZA MORELOS.

viernes, 14 de enero de 2011

POEMA "ATOYAC"
AUTOR: JESÚS SOLÍS AIVAR



Viajero que andas por el mundo entero,
que caminas y desandas lo ya andado.
Ven al divino estado de Guerrero
el más sureño y amigo, ese es mi estado.

Y ya que por el majo Guerrero vayas
busca la exorbitante costa hermosa,
la de cálida gente y bellas playas,
Costa Grande, gentil y primorosa.

Ahí, al pie de las montañas azules
de la sierra Madre del Sur colosal,
entre esbeltos cocoteros y tules
se erigió Atoyac, mi pueblo natal.

Pedazo del cielo azul en la tierra,
recóndito lugar del paraíso,
donde Dios colocó el río y la sierra
en un perfecto equilibrio preciso.

Concluye tu transitar de aventura,
contempla el fértil y florido vergel.
Disfruta sus costumbres, su cultura,
la vida girando como carrusel.

Mira el hilo de plata caudaloso
que escurre eternamente en el poniente,
charlando con el sauce borrascoso
y arrastrando guijarros insistente.

En sus frondas y fértiles riberas,
escucharás los gorjeos canoros,
exóticas canciones pajareras.
Verás el verde vuelo de los loros.

El mosaico tejido por sus flores
es notable tapate matizado,
repleto de balsámicos olores,
panorama radiante e inesperado.

Inunda con su preciada abundancia
los caseríos serranos hermanos,
dejándoles riqueza y exuberancia,
una promesa de vida en sus manos.

El auge colonial está presente
allá en la fábrica Progreso del Sur,
es “el chacuaco” su emblema imponente,
hace del Ticuí, un pueblo con glamur.

Se produjo en sus antiguos telares
la indiana, las sedas, mantas y driles.
Cuajinicuil, mayor de algodonales,
el precursor de las industrias textiles.

Son sus ruinas testimonio de esplendor
que vivió esa industria en nuestros suelos,
plenos anales de entrega y de valor
escribieron con su sangre los abuelos.

Investiga su bélico e heroico historial
desde aquel pueblo cuitlateco al actual.
Aprende de Álvarez, Castro y Mariscal,
Lucio Cabañas y su lucha social.

Feliciano Radilla, Pedro Clavel,
Manuel Téllez y don Pablo Cabañas,
luchadores agraristas sin cuartel,
admírate de todas sus hazañas.

Conocerás legado de su folclor,
El Cortés, la prehispánica danza,
donde a caballo hispano conquistador
doblega del nativo la esperanza.

El rítmico son del tamborilete
marca cadencia en agreste combate,
zumba en el aire imitado machete,
tirano invasor al mexica abate.

Semana Santa es feria multicolor
música, bailes, pirotecnia y toros,
Su arte culinario interpone el sabor.
La emoción te asalta por los poros.

Conoce mujeres nobles y bellas,
hombres valientes de estampas bizarras.
Escancia vino bajo las estrellas
al tenor de románticas guitarras.

Visita su templo de la Asunción
prueba de conocimientos antaños.
Acude por arte o por religión
siente ahí la presencia de los años.

En su nave oye sonidos del silencio
e interpreta la magia del arcano,
percibe el misticismo y el sortilegio,
sé verdadero, idólatra o pagano.

Su pasada arquitectura colonial,
de sus baldosas hasta el campanario
se viste de luces con la feria anual,
maravillas cual cuentas del rosario.

Recorre el mercado Perseverancia
el rincón único de los sabores,
el pasmoso placer de la abundancia,
el singular aroma de las flores.

Olfatea el tabaco del bajío,
los mangos, plátanos, limón y caña;
prueba langostino fresco del río,
café aromático de la montaña.

Café, símbolo y orgullo atoyaquense,
apreciado por su aroma y su sabor,
es su feria homenaje guerrerense
tributo a su calidad y su valor.

Legado ancestro de Gabino Pino,
traído abordo del Clyde desde Chiapas,
ha crecido bajo el abeto y el encino
madurando sus dones por etapas.

Si estás en la plaza Morelos verás
el tradicional quiosco y sus jardines,
muchos chiquillos jugando carreras,
los boleritos lustrando botines.

Las jóvenes parejas caminando
tomados de la mano ilusionados,
o un viejo matrimonio paseando,
juntos toda la vida enamorados.

Oirás los viejos amigos charlando
los añejos recuerdos de mocedad,
el toque de la campana llamando
a vespertina misa y a la caridad.

Ya que impresionado estés por marcharte
de este plácido e imponente terruño,
comprobarás que el alma se te parte
conteniendo abierto llanto en un puño.

Un pedazo de mi pueblo llevarás,
tu noble corazón una simiente;
a cambio en su suelo amigo, dejarás
promesa a regresar entre su gente.

Este es mi admirable pueblo añorado
donde están mis amigos y mis muertos,
a mi cuna el corazón inspirado
rinde cándidos y galanos versos.


IMAGENES DE ATOYAC ALVAREZ, SIGUE LA VISIÓN HISTORICA…


PALACIO MUNCIPAL


AV. JUAN ALVAREZ

DESFILE SOBRE LA AV. JUAN ALVAREZ FRENTE AL ZOCALO





CREPÚSCULO SOBRE LA MAJESTOSA MONTAÑA



VISTA DEL ZÓCALO





PARQUE INFANTIL




CONSTRUCCIÓN DE LA ESCUELA "JUAN ALVAREZ"



EDIFICIO DE LA ESCUELA "JUAN ALVAREZ"


LAS LAVANDERA AL MARGEN DEL RIO, OTRA HISTORIA QUE CONTAR....

jueves, 25 de marzo de 2010

FOTOS ANTIGUAS DE ATOYAC DE ALVAREZ

EN LA TOMA FOTOGRÁFICA DE LA CELEBRACIÓN DEL PRIMER CENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA QUE SE CELEBRÓ EN ATOYAC DE 1921, SE CAPTURÓ LA INTERESANTE ESCENA DEL TRADICIONAL DESFILES DE LOS FESTEJOS PATRIOS MARCHANDO POR LA CALLE NICOLÁS BRAVO, DONDE SE APRECIA AL FRENTE EL CONTINENTE, LA BANDA DE MÚSICA, DESPUÉS DE UN GRUPO DE NIÑA DE LA ESCUELA REAL ONDEANDO VARIAS BANDERAS Y AL FINAL, AL PRESIDENTE MUNICIPAL DON PEDRO H. GÓMEZ, EL CABILDO Y LA JUNTA PATRIÓTICA.

PODEMOS DISFRUTAR Y RESCATAR LOS TESTIMONIOS DE LA ÉPOCA, EL CALZÓN DE MANTA QUE VESTÍA LA MAYORÍA DE LA POBLACIÓN, EL REBOZO DE BOLITA, EL BLUSÓN Y LAS NAGUAS DE PERCAL QUE LLEGABA HASTA LOS TOBILLOS.

EN LAS TOMAS FOTOGRÁFICAS PODEMOS OBSERVAR LA AV. JUAN ÁLVAREZ, CONTRA ESQUINA CON LA PLAZA MORELOS, SE OBSERVA LA CONSTRUCCIÓN DE DON FELIPE VALENCIA Y EL ABARROTE “LAS DOS COSTAS” DE DON JOSÉ VALLE MORGA Y DOÑA AURORA “YOYA” LUDWIG R. AÑO 1952.

52 AÑOS DESPUÉS, EL MISMO CRUCE QUE VA HACIA LA PLAZA MORELOS (ZOCALO) Y AL MERCADO PERSEVERANCIA. AÑO 2002.

VISTA PANORÁMICA DE LA PLAZA MORELOS.


IMAGENES DE LA PARROQUIA DE SANTA MARIA DE LA ASUNCIÓN.


IMAGENES DE LA ESCUELA PRIMARIA "JUAN ALVAREZ"




VISTA DE LOS DIFERENTES KIOSKOS
QUE HA TENIDO LA PLAZA MORELOS


IMAGEN DE LA AV. JUAN ALVAREZ, ESQ. ALVARO OBREGÓN, A LA ALTURA DE LA TIENDA ELEKTRA.

IMAGEN DE LA PARROQUIA
SANTA MARIA DE LA ASUNCIÓN, CON LAS 2 TORRES


IMAGEN TOMADA EN UNA MARCHA EN LA AV.
JUAN ALVAREZ, A LA ALTURA DE CONSTRURAMA



DESFILE CÍVICO SOBRE LA AV. JUAN ALVAREZ,
A LA ALTURA DE LAS COMBIS QUE SALEN
A SAN JERÓNIMO DE JUÁREZ



El peso y los huaraches
(Profesor Enrique Galeana Laurel)

En el año de 1965 se inició un conflicto laboral y social, un problema que era sencillo de resolverse; pero las autoridades de esa época no le dieron importancia. Esto ocurrió dentro de la escuela primaria Juan Álvarez, localizada en el municipio de Atoyac de Álvarez del estado de Guerrero.
La avaricia se apoderó de algunas personas y dio pie a una serie de cooperaciones: todo comenzó por pedir a cada alumno un peso al mes para el mantenimiento de la escuela. En su gran mayoría los padres de familia eran campesinos y por lo mismo de baja condición económica: tenían un mínimo de dos hijos inscritos.
La primera semana del mes se pasaba lista por grupo: al alumno que no había cooperado se le sacaba del plantel en una forma vergonzosa, hasta que trajera "su peso". Esto se hacía en complicidad de algunos "profesores" y sobre todo del presidente de la sociedad de padres de familia, que por lo regular era el cacique o rico del pueblo. La situación se tornó inaguantable: empezó la inconformidad no únicamente de los padres de familia, sino de los maestros que veían el monto bastante elevado y no se aplicaba en el mantenimiento del plantel. Además no se compraban los materiales, ya que a cada grupo le tocaba hacer alguna actividad para obtener recursos extras. Cuando había desfiles o alguna otra actividad escolar "importante", se instruía a los alumnos: "díganle a sus padres que el uniforme se tiene que comprar exclusivamente en la casa "Velia" y los zapatos en la casa "Carmelita". Por lógica había un gran porcentaje para la dirección escolar, y si los directivos se daban cuenta de que no se habían adquirido en los lugares mencionados, sencillamente no participaban en los desfiles o -como se decía- "los mandaban a la cola".
Cuando la dirección del plantel sintió la primera presión de los padres de familia y de los profesores que les empezaron a llamar "profesores cívicos", entonces la "buena voluntad de la dirección" bajó la cuota a un peso por padre de familia. Luego comenzó la represión con los alumnos que eran hijos de padres inconformes, y se giraron instrucciones al docente de guardia: "Alumno que venga con huaraches los días lunes, no entra al homenaje: deben traer zapatos."
No podían faltar las diferentes represalias a los profesores que estaban en desacuerdo con la política económica del plantel: sorpresivamente les llegó su cambio de adscripción obligatorio, hecho que los enviaba a los planteles más alejados en el estado de Guerrero. Las inconformidades no se hicieron esperar, los padres de familia apoyaron decididamente a los profesores y comenzaron las manifestaciones en la plaza cívica: para entonces ya se había pedido apoyo al profesor Lucio Cabañas Barrientos, quien estaba enterado de las injusticias que se generaban en el plantel. El orador en turno gritaba: "fuera la directora y su mafia", y así transcurrieron varios días hasta que llegó esa fatídica fecha: el 18 de mayo de 1965.
A las once treinta de la mañana llegó la policía motorizada, que se distinguían por su casco blanco. Lucio Cabañas decía: "ya llegaron esos de las bacinicas volteadas". El comandante cortó cartucho, se dirigió hacia donde estaba el orador y lo amagó con su rifle 30 M2: "Suelta ese micrófono o te mato." Le quiso arrebatar el micrófono, pero de entre la multitud surgió un defensor del pueblo y se enfrentó al comandante: en segundos cayó el policía apuñalado. Se inició la masacre con la predisposición de los motorizados, quienes le tiraban a todo lo que se movía; acribillando en una forma vil y cobarde a los campesinos padres de familia que se manifestaban pacíficamente. Un campesino se le enfrentó a un motorizado con un verduguillo y le gritó: "Hay que matarnos como los hombres", y el policía nomás no se le enfrentó; mientras un elemento gritaba "Retirada, retirada", pues ya habían cometido su infame fechoría.
Los campesinos asesinados fueron trasladados a sus hogares, el cielo se torno gris y se hizo un silencio sepulcral: únicamente se escuchaban los llantos de los familiares de las víctimas. El gobierno buscó un chivo expiatorio y acusó a Lucio Cabañas de agitador, pues lo responsabilizó de la masacre; querían la cabeza de Lucio, pero éste se internó en la sierra haciendo guerra de guerrillas para luchar contra las injusticias. Se inició la guerra sucia que concluyó con la muerte de Lucio Cabañas y la desaparición forzada de más de 500 campesinos

ESTATUA A LA MEMORIA DEL PROFR. LUCIO CABAÑAS BARRRIENTOS






CANCIONES DEDICADAS A ATOYAC

ATOYAC
(José Agustín Ramírez)

Al pie de una azul montaña
que se eleva majestuosa
está Atoyac tierra hermosa
de nuestra costa suriana.
Entre playas y barrancos
cual plateada serpentina
un rió de agua cristalina
va acariciando sus flancos.

Es poema de verdor
Con sus palmeras y huertas,
un ensueño de color
que nuestra pasión despierta.
Apenas pueden los ojos
contemplar tanta belleza
Atoyac es exponente
de fértil naturaleza.

En su sierra se producen
con lujuriosa abundancia
el café y la caña dulce
y mil especies de plantas.
Aves de ricos plumajes
y de gargantas canoras
vuelan entre los ramajes
de su selva encantadora.
El hablar de sus mujeres
de incomparable hermosura,
esbeltas como palmeras,
palomas por su dulzura.

Constantes en los amores
ardientes en los cariños
retratan sus ojos lindos
sus almas puras cual flores.
En nuestra revolución
que persigue un ideal
noble ofrendó su corazón
por los derechos del hombre.

Su sangre cálida y roja
se derramó con profusión
hasta la consecución
de la redención del pobre.
Su tradición es gloriosa
porque el pueblo atoyaquense
ha sido por su bravura
modelo de guerrerenses.

En la lid de la independencia,
y también en la reforma
con Álvarez y otros héroes
tuvo honor y tuvo gloria.
¡Bendita tierra suriana
te llevo en el corazón,
tu fuiste en mi edad temprana
la cuna de mi ilusión!
Y cuando ausente mañana
te recuerdo con amor,
cantaré como homenaje
esta sencilla canción.








Mi cuna natal




Atoyac, linda tierra sureana
que te baña la brisa del mar,
donde pinta la naturaleza
las cosas mas bellas
que Dios ha de crear.

Con tu río caudaloso que baja
cual escarcha que adorna un jazmín
tus mujeres cual bellas gardenias
y que adornan un fresco jardín.

Las palmeras cual guardias te cuidan
con el viento empiezan a cantar
y la Luna se viste de plata
mientras duerme mi lindo Atoyac.

Atoyac, Atoyac
nunca te podré olvidar
por que sé que eres tú,
linda tierra, mi cuna natal.

Se oye el eco de las voces bravías
que entremecen la bella región
y al compás de una güiro sonante
yo te canto con el corazón.

Canción regional
POR AMBROSIO CASTILLO MUÑOZ